Era el aliento lo único que cabía entre nosotros dos.