+¿Te quedarás conmigo? 

-¿Quedarme contigo? ¿Para qué? ¿Para estar todo el tiempo discutiendo? 

+Eso es lo que hacemos, discutir. Tú me dices cuando soy un maldito arrogante hijo de puta y yo te digo cuando das mucho la tabarra, y lo haces el 99% del tiempo. Sé que no puedo herir tus sentimientos porque tienen un promedio de 2 segundos de rebote y otra vez vuelves a la carga. 

-¿Entonces qué? 

+Pues que no será fácil, va a ser muy duro. Tendremos que esforzarnos todos los días y quiero hacerlo porque te deseo. Quiero tenerte para siempre, Tú y Yo todos los días. ¿Harías algo por mí?.. Por favor imagina tu vida dentro de 30 o 40 años, ¿cómo la ves? Si es junto a ese hombre, vete. Te largaste una vez y lo soportaré otra si creyera que es lo que quieres, pero jamás tomes la vía fácil..
 Mira hacia arriba, las estrellas, que los abuelos 
 y el tío verán si tú eres buena desde aquellas. 

+ Acepto.
- ¿Aceptas?
+ Acepto
- ¿El qué?
+ ¿Cómo que el qué? Pues que acepto. Que salto. Sí, me has oído bien, salto. Salto contigo.
- ¿Estás segura? ¿Te arrepentirás luego? 
+ Sí. Muchas veces. Tantas que a veces te dé la sensación de que me estoy volviendo loca; así que tendrás que estar ahí como no has estado nunca con nadie, sosteniéndome la mano y dándome razones para no dejar de hacerlo. Así que ahora dime, ¿aceptas tú?
- Acepto.