Nada podrá salvarte, nada a lo que agarrarte, nada que no soñaste. Y aunque corras como un loco nunca podrás parar. Aunque grites, aunque llores, nadie te va a escuchar. Cualquier dia es un buen día, siempre te va a esperar.