Hay ojos que no encuentran lugares donde pararse a mirar; 
en cambio hay otros ojos que te quitan el vestido y se van.