I don't want nobody else
No hacían más que repetirme que me olvidara de ti, que sólo ibas a hacerme daño. Aun así yo me arriesgué, me dejé la piel luchando por ti, me caí, me estrellé, me hice daño. Y cuando menos me lo esperaba, cuando ya no me quedaban fuerzas para seguir, me tendiste la mano, y me ayudaste a levantarme. Yo había confiado en que tú ibas a volver, tarde o temprano, en que ibas a reaccionar, en que ibas a darte cuenta de que eso que tuvimos nunca debió acabar. Y no hice caso a nadie, solamente seguí luchando. Y ahora mejor que nunca sé que el que lucha, gana.
Nada podrá salvarte, nada a lo que agarrarte, nada que no soñaste. Y aunque corras como un loco nunca podrás parar. Aunque grites, aunque llores, nadie te va a escuchar. Cualquier dia es un buen día, siempre te va a esperar.
Yo también odio la palabra 'yo', cuando está claro que estamos todos en fila, como si fuéramos números que van en hilera. Porque a mí también me han colocado en el medio, y la última, y la primera. Pero también quiero la felicidad universal y aprender corriendo. Y a mí también me jode equivocarme demasiado en esto de entendernos...
todo está en JUGAR y SUDAR

"porque cuando las personas tropiezan y se caen, vuelven a levantarse y no se rinden"
Hay ojos que no encuentran lugares donde pararse a mirar; 
en cambio hay otros ojos que te quitan el vestido y se van.